13 agosto, 2016

Mundo Maya

received_10209169310970327

Maya es un mundo donde el sol nunca se pone, quienes lo habitan tan solo tienen dos opciones: matar o morir.

El nacimiento no se parece al nuestro, la gente llega al mundo totalmente formada, con una edad que oscila entre la adolescencia y la adulta, a través de unos cables que desde el cielo bajan a La Tierra, bautizados como El Útero.

Para poner las cosas aún más interesantes, el espacio que forma este mundo se encuentra dividido en 6 territorios, donde la gente se agrupa para optar a un pedazo del pastel de los escasos recursos que le quedan. Cada uno de estos territorios está controlado por una tribu cuyo líder dirige a sus miembros a luchar contra el resto, para así poder expandirse y optar a una porción mayor de terreno.

En el centro del planeta se encuentra El Nexo, una enorme torre cuya cúspide se pierde en el cielo y es sede del Deymos, máxima autoridad del planeta. Desde aquí se monitoriza al resto de tribus y se asegura que cumplan cada una de las tres grandes leyes que rigen el planeta.