13 agosto, 2016

Hawk

14959009_10210773373672106_1290288677_o

Tribu espiritista, los mensajeros del Más Allá, formada por los que llegaron al mundo con una habilidad única: Leer las mentes de los demás. A pesar de lo que eso pudiera suponer en un mundo como el de Maya, abocado a la guerra, estos seres talentosos su mayoría no abusan de su poder, decidiendo comprender el mundo que los rodea. Aislados de tanta muerte, se han limitado a observar lo que ocurre a su alrededor. Reacios a luchar hasta la muerte, se encuentran los unos a los otros huyendo de las luchas por supervivencia y supremacía del lugar. Cada Hawk nació con el Don, una luz al llegar al mundo que los dejó ciegos, pero que les permite ver más allá. Se comunican entre ellos en sueños y pasan la mayor parte del tiempo durmiendo. Las zonas donde se reúnen se conocen por el nombre de ‘’Redes’’, una conexión psíquica y extrasensorial que les mantiene unidos. Cada uno de ellos está conectado a Maya de una forma especial; pueden hablar con el mundo y los seres que lo pueblan sólo con cerrar los ojos y concentrarse en ellos, según explican a quienes les preguntan.

Todo ser lleva una marca que lo identifica como alguien único con respecto a los demás, pero que a su vez está unido al resto: el Gran Todo, al que hacen referencia, y por más que las pruebas demuestren lo contrario, insisten en aclarar que su poder no es único y que cualquiera puede acceder a él. Sostienen la idea de muchas vidas que les ha llevado a estar allí y hablan de un gran destello de luz, que es lo primero que recuerdan de su nacimiento, como un sol.

Hawk grande

Su ideología (pues rehúsan llamarla religión), es la de que todo ser al morir, cuenta con una esencia que viaja: Un mar de nubes que son en realidad almas, donde la luz del pasado las pone a prueba si no han alcanzado la iluminación. Si es así, soportarán el destello. Si no, sus ojos se quemarán y volverá a nacer. La razón evidente por la que el resto no está ciego, obedece a que son recién llegados y aún no han pasado por el primer juicio.

Iwoki, su líder, es el único de ellos que conserva la vista, razón por la cual sus ideas son escuchadas con especial atención por el resto. Vio algo antes de llegar aquí y no quedó ciego. Consciente de la importancia de esto, prefiere mantener el silencio y el anonimato con las demás tribus, llevando una máscara de águila cuando sale al exterior.
Sus reservas están muy bien justificadas, pues el líder de los Magna, Magnus, obsesionado con la vida después de la muerte, busca respuestas y ya ha intentado más de una estrategia para acabar con los Hawk por el miedo a que su influencia pueda afectarle. Todos sus hombres y el resto de los miembros de las tribus tienen por lo general a desconfiar y tratar con burlas las palabras de los Hawk, pero Magnus se las toma muy en serio y no le hace gracia que sus hombres duden de ello. Pareciera que cierta preocupación anidara en su rostro cuando el tema sale a colación… La otra razón de su desconcierto es la titánica red de transportes de los Hawk, que se encuentra en la red de alcantarillado y les permite viajar al otro lado del mundo sin ser vistos, por su gran rapidez, y que transcurre justo por debajo de las bases del resto de las tribus. No pudiendo prescindir de algo vital como el agua, Magnus siempre ha temido a los Hawk, pues si sumamos su capacidad de leer las mentes de los demás, ellos podrían hackear la mente de cualquiera, independientemente del cortafuegos que use. Serían capaces de conquistar cualquier tribu si lo deseasen y acabar con la guerra accediendo al Nirvana. Sigue siendo un misterio por qué no lo hacen…